Consejos para practicar Pádel en verano

Hacer deporte en verano es muy saludable. Estudios recientes avalan que practicar ejercicio con mucho calor aumenta nuestro rendimiento, incluso empleando menos tiempo en la actividad.

La práctica de ejercicio produce un aumento de calor interno en el cuerpo. Si a ello le añadimos una elevada temperatura veraniega, causará en el organismo una mayor sudoración y evaporación de líquidos para equilibrar el aumento del calor corporal.

Factores climáticos que afectan al deporte en verano

Aunque pueda resultar difícil determinar un techo de temperatura ambiental para practicar deporte en verano, una investigación realizada por la Universidad de Córdoba  aconseja buscar momentos del día en los que la temperatura no supere los 30 grados centígrados, para ejercitarse con intensidad.

Si la humedad es alta, el riesgo de sufrir un golpe de calor es mayor. Hay que tener en cuenta que con 32º de temperatura y un 80 % de humedad el cuerpo es incapaz de sudar, lo cual no permite liberar el calor interno producido por el ejercicio físico y aumenta el riesgo de shock térmico.

El viento es otro factor ambiental que influye en el deporte veraniego, ya que al aumentar la corriente de aire sobre la piel facilita la pérdida de calor corporal. Si no sopla ni una pizca de aire en un día muy caluroso deberíamos tomar mayores precauciones.

Al practicar deporte al aire libre, sería conveniente protegernos lo máximo posible del sol directo. Incluso el reflejo de las radiaciones solares en el agua o la arena incrementan bastante la temperatura corporal y el riesgo de quemaduras en la piel.

Consejos para la práctica del pádel en verano

Entre las medidas preventivas que puedes tomar a la hora de jugar al pádel en verano, y así evitar los efectos nocivos de un exceso de calor, podemos destacar las siguientes:

1- Es una regla lógica alejarse lo máximo posible del medio día. El momento más recomendable para que practiques deporte en verano es la primera hora de la mañana o al final del día, buscando las temperaturas más bajas. Si no te es posible elegir esos horarios, mejor busca una cancha de pádel con sombra o bajo techo, para no recibir demasiada radiación solar.

2- La hidratación debe ser antes, durante y después del ejercicio. Una hora antes del ejercicio es conveniente que bebas hasta medio litro de agua. Durante la práctica deportiva, consume 100 cc. de agua fresca cada 15 minutos. Si la actividad intensa va a durar más de una hora, es recomendable que sustituyas el agua por bebidas isotónicas.

3- La indumentaria para el pádel debe ser de calidad, teniendo en cuenta que sea cómoda y transpirable. Tus zapatillas de padel, además de ser muy transpirables, tienen que aportar una gran estabilidad, flexibilidad y sujeción al pie. Deben ser eficientes para el juego para evitar lesiones y problemas por el exceso de sudoración.

Toda la indumentaria para pádel como camisetas, faldas, pantalones, calcetines, muñequeras y otros accesorios, tienen que ser del mismo patrón de calidad, eficiencia y seguridad, para hacer la práctica del pádel lo más satisfactoria posible.

Recomendamos para el verano utilizar la indumentaria de color blanco, sin olvidar la gorra de pádel y protector solar para las zonas de piel expuestas al sol.

4- También es importante que evites comer dos horas antes de practicar deporte en verano y, sobre todo, durante el desarrollo de la actividad.

5- Debes estar atento a las señales de alarma. Si aparecen calambres, mareos, fatiga inusual o la piel está muy caliente, es mejor parar la actividad, buscar un lugar sombreado y fresco e hidratarse hasta recuperarse, sin volver a forzar el organismo ese día.

Que el calor no te frene en tu entrenamiento, aplica estos consejos para jugar a pádel y sigue mejorando sin prisa pero sin pausa.

Deja un comentario